b
hector
Letras de Capricho del destino
¿Y ahora qué?
¿Y ahora qué? Te veo sufrir bebiéndote las lágrimas
por alguien que te llenó, lo que seguro yo nunca seré capaz.

¿Y ahora qué? No puedo evitar el miedo a perderte.
Sé que soy el virtual ganador, el ganador temporal.

¿Y ahora qué? Me siento como un niño sin su piruleta.
Herido, perdido entre las frases que me grabaste.

¿Y ahora qué? Cómo le digo yo a estas cuerdas, que esta vez
las lágrimas son de llorar algo que nunca quise llorar.

¿Y ahora qué? No sé si debo creerme todo lo que me escribiste.
Que tengo que arrancarme las últimas caricias que me dejaste.

Gracias, oooh gracias, por cada minuto que me brindaste.
Gracias, oooh gracias, por enseñarme a ser feliz.
Gracias, oooh gracias, por desnudarme el corazón.
Gracias, oooh gracias, por cada segundo que pensaste en mí.
Gracias, oooh gracias, por dejarme escribirte una canción.
 
Te necesito junto a mí

Y ahora, bajo la luz de la soledad me pongo a pensar.
Aún recuerdo la primera vez que fui feliz, cuando estabas junto a mí.
La luna se ríe en mi cara y una estrella llora
en el silencio de la tormenta, triste y desconsolá.

Las agujas apuntan mi final.
Tejen en la piel, mi última melodía.
Y una nota impregna mi vida de vacío y melancolía.

Te necesito junto a mí, ya nada siento si no estás.
Te necesito junto a mí, ya nada siento si no estás.

Te necesito junto a mí. El Sol quema mi piel.
Abrasan los latidos de mi corazón, resquebraja mi ilusión

Las agujas apuntan mi final.
Tejen en la piel, mi última melodía.
Y una nota impregna mi vida de vacío y melancolía.
Te necesito junto a mí, ya nada siento si no estás.
Te necesito junto a mí, ya nada siento si no estás.

Libérame de este dolor. Libérame de esta opresión
¿Por qué tú ya no estás aquí conmigo? No no no no no no no no noooo

Te necesito junto a mí, ya nada siento si no estás.
Te necesito junto a mí, ya nada siento si no estás.

Te necesito junto a mí, te necesito aquí, aquí a mi lado, aquí conmigo.
Junto a mí, junto a mí, junto a mí, a mi lado aquí.
Junto a mí, muy junto a mí.

 
Capricho del destino

Que alguien me explique por favor…
Que alguien me diga como gira el mundo.
Si alguien sabe algo que me lo diga, por favor.

Que me arranque esta obsesión
que me la guarde y cuide con cariño.
Me duele tanto algo que nunca ocurrió…

Y ahora estoy
como quien llora en una despedida,
sonriendo a los golpes que le dio la vida.
Mirada ausente, siempre perdida
imaginando versos en tu compañía.

Cómo se besa sin besar,
cómo se toca sin tocar,
cómo se abraza sin abrazar.
Hoy quiero escupir el corazón
y arrojarlo para que se enfríe en el mar.
Cómo se ama sin amar,
cómo se mira sin mirar,
cómo se extraña sin extrañar
Gracias por aquel concierto
punto de partida incierto para amar.

Si eres el último trapecio
me agarraré fuerte, saltaré y seré feliz.
Me da igual todo, si todo es junto a ti

Y ahora estoy
como quien llora en una despedida,
sonriendo a los golpes que le dio la vida.
Mirada ausente, siempre perdida
imaginando versos en tu compañía.

Cómo se besa sin besar,
cómo se toca sin tocar,
cómo se abraza sin abrazar.
Hoy quiero escupir el corazón
y arrojarlo para que se enfríe en el mar.
Cómo se ama sin amar,
cómo se mira sin mirar,
cómo se extraña sin extrañar
Gracias por aquel concierto
punto de partida incierto para amar.
 
Jugando al juego del amor

Tal vez no me creas. Pero a veces el Sol
no sale por la derecha porque la noche anterior

Durmió sobre tus ojos
Sobre tus ojos
Sobre tus ojos
Sobre tus ojos.

Me han vuelto a robar las lágrimas sin preguntar.
A doblar las puntas de mis dedos.

A acurrucar mi corazón
En la cuna
De tus labios
De tus labios

He soñado tantas veces con cantarte este concierto.
He pensado tantas veces en ti sin saberlo.
He arrugado tantas noches, he planchado tantas lunas.
He comprado mil momentos con cien gramos de locura.

Jugando al juego del amor a veces te quemas.
A veces no entiendes las reglas.
Jugando al juego del amor tropecé con tu senda.
Ahora sigo tu polvo de estrellas.

Ahora estoy buscando mil y una maneras
Para reaprender ¿cómo echar de menos?

No hay marea
que me moje
Ni castillo de tu arena
Que desaloje

Llevo días escribiendo palabras para firmar
Los versos de esta canción ¿Cómo decirte?

Que quiero ser el secuestrador
De tus momentos
De mis momentos
De nuestros momentos.

He soñado tantas veces con cantarte este concierto.
He pensado tantas veces en ti sin saberlo.
He arrugado tantas noches, he planchado tantas lunas.
He comprado mil momentos con cien gramos de locura.

Jugando al juego del amor a veces te quemas.
A veces no entiendes las reglas.
Jugando al juego del amor tropecé con tu senda.
Ahora sigo tu polvo de estrellas.

Jugando al juego del amor a veces te quemas.
A veces no entiendes las reglas.
Jugando al juego del amor tropecé con tu senda.
Ahora sigo tu polvo de estrellas.

 
Intentaré no mirar atrás

Una triste melodía está sonando y yo triste y abatido aquí esperando.
Una vieja guitarra que no puede más toca notas al aire buscando un hogar.

Parece que esta historia llega a su final. El camino compartido se separa ya.
Dos almas gemelas vuelan en libertad. Direcciones contrarias sin mirar atrás.

Lágrimas que caen en el olvido
Que no soportan la idea de no estar contigo.

Intentaré no mirar atrás siempre es difícil olvidar.
Comprenderé que es mejor empezar que tenerte que arrastrar.
Y lucharé por encontrar mi propia felicidad.
Cerrando atrás, sin suspirar la puerta de la nostalgia.

Pasa el tiempo y no recibo tu llamada y cada una de las horas se me atraganta.
Yo pienso que el aire sabe mejor así aunque ahora me falte para sobrevivir.

Lentamente me deshago de tu carga, tan pesada y arrogante que me embarga.
Después de la tiniebla vuelvo a ver la luz como el niño que nace preso de la inquietud.

Lágrimas que caen en el olvido
Que no soportan la idea de no estar contigo.

Intentaré no mirar atrás siempre es difícil olvidar.
Comprenderé que es mejor empezar que tenerte que arrastrar.
Y lucharé por encontrar mi propia felicidad.
Cerrando atrás, sin suspirar la puerta de la nostalgia.

Intentaré no mirar atrás siempre es difícil olvidar.
Comprenderé que es mejor empezar que tenerte que arrastrar.
Y lucharé por encontrar mi propia felicidad.
Cerrando atrás, sin suspirar la puerta de la nostalgia.

 
«InicioPrev123PróximoFin»

Página 1 de 3
pie